miércoles, 25 de enero de 2012

HISTORIA DE UNA TÓRTOLA. / EPIFANIO MEJÍA

HISTORIA DE UNA TÓRTOLA.

Joven aún entre las verdes ramas
de secas pajas fabricó su nido;
la vio la noche calentar sus huevos;
la vio la aurora acariciar sus hijos.

Batió sus alas y cruzó el espacio,
buscó alimento en los lejanos riscos;
trajo de frutas la garganta llena
y con arrullos despertó a sus hijos.

El cazador la contempló dichosa...
¡y sin embargo disparó su tiro!
Ella, la pobre, en su agonía de muerte
abrió sus alas y cubrio a sus hijos.

Toda la noche la pasó gimiendo
su compañero en el laurel vecino...
cuando la aurora apareció en el cielo
bañó de perlas el hogar ya frío.
EPIFANIO MEJÍA.



Epifanio Mejía (Yarumal, 1838 - Medellín, 1913) Poeta colombiano cuya existencia estuvo marcada por un contraste patético: una poesía diáfana, de aguda sencillez, que anhelaba llegar al oído de todos, y la enfermedad mental que lo confinó en un manicomio durante los últimos cuarenta años de su vida. Dejó más de setenta composiciones, compuestas todas en su juventud y primera madurez; entre las más recordadas se cuentan "El canto del antioqueño" y "La tórtola" (su más logrado poema).
Cultivador del romance y la seguidilla, su poesía goza del hálito de la espontaneidad, escrita con esa iluminación natural de quien pareciera asistido por la inspiración. En su trabajo poético se siente una nostalgia incontenible y una búsqueda constante de compasión y compañía, así como una actitud de duelo frente a lo vivido. Mejía introduce pasajes bíblicos en el interior de sus poemas; sus estrofas hacen gala de un alto grado de perfección poética, a pesar de su doble intención lírica y narrativa, y sus poemas dramáticos se acercan a lo legendario; su obra demuestra, en todo caso, un alto grado de sensibilidad. (Tomado de: Biografías y vidas).

3 comentarios:

  1. me encanta esta poesía me la se desde muy niña.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien me la aprendi en Panama en la escuela primaria y ya tengo 62 anos. Siempre me gusto y siempre la recito en mi memoria. Me encantan los poemas.

    ResponderEliminar