Ir al contenido principal

HISTORIA DE UNA TÓRTOLA. / EPIFANIO MEJÍA

HISTORIA DE UNA TÓRTOLA.

Joven aún entre las verdes ramas
de secas pajas fabricó su nido;
la vio la noche calentar sus huevos;
la vio la aurora acariciar sus hijos.

Batió sus alas y cruzó el espacio,
buscó alimento en los lejanos riscos;
trajo de frutas la garganta llena
y con arrullos despertó a sus hijos.

El cazador la contempló dichosa...
¡y sin embargo disparó su tiro!
Ella, la pobre, en su agonía de muerte
abrió sus alas y cubrio a sus hijos.

Toda la noche la pasó gimiendo
su compañero en el laurel vecino...
cuando la aurora apareció en el cielo
bañó de perlas el hogar ya frío.
EPIFANIO MEJÍA.



Epifanio Mejía (Yarumal, 1838 - Medellín, 1913) Poeta colombiano cuya existencia estuvo marcada por un contraste patético: una poesía diáfana, de aguda sencillez, que anhelaba llegar al oído de todos, y la enfermedad mental que lo confinó en un manicomio durante los últimos cuarenta años de su vida. Dejó más de setenta composiciones, compuestas todas en su juventud y primera madurez; entre las más recordadas se cuentan "El canto del antioqueño" y "La tórtola" (su más logrado poema).
Cultivador del romance y la seguidilla, su poesía goza del hálito de la espontaneidad, escrita con esa iluminación natural de quien pareciera asistido por la inspiración. En su trabajo poético se siente una nostalgia incontenible y una búsqueda constante de compasión y compañía, así como una actitud de duelo frente a lo vivido. Mejía introduce pasajes bíblicos en el interior de sus poemas; sus estrofas hacen gala de un alto grado de perfección poética, a pesar de su doble intención lírica y narrativa, y sus poemas dramáticos se acercan a lo legendario; su obra demuestra, en todo caso, un alto grado de sensibilidad. (Tomado de: Biografías y vidas).

Comentarios

  1. me encanta esta poesía me la se desde muy niña.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien me la aprendi en Panama en la escuela primaria y ya tengo 62 anos. Siempre me gusto y siempre la recito en mi memoria. Me encantan los poemas.

    ResponderEliminar
  3. La aprendí en séptimo del libro Español Sin Fronteras, Bogota Colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Español sin Fronteras, uno de mis textos favoritos en mi época de colegio. Buen apunte Santiago.

      Eliminar
  4. Yo también lo aprendí del libro Español sin Fronteras pero en el grado sexto, Barranquilla Colombia. Sin duda es un muy hermoso poema que deja ver la gran sensibilidad de éste autor.

    ResponderEliminar
  5. Esta poesia la recita mi madre aún. La escuche desde niña y hoy casi finalizando el mes del medio ambiente y el dia del árbol se las he enseñado a mis alumnos con musica de fondo la melodia de Tristesse de Chopin en violin y fue un momento de mucha emoción. Los ninos se conmovieron con la historia de la Tórtola.

    ResponderEliminar
  6. Esta poesia me facina, me trae recuerdo de mi niñez la cual comparti en compañia de mis maestro y hermanos

    ResponderEliminar
  7. Vivo en medio de tórtolas, las que disciplinadamente alimenta un reverendo padre. Ellas, y quien las cuida, me hacen recitar este poema con el alma pensando en un final feliz.

    ResponderEliminar
  8. Está poesía me la enseñaron en cuarto de primaria, fue la primera de varias me aprendí de mi profesor Gerardo Santos Solano en Bogota

    ResponderEliminar
  9. En el texto de español de 2do año del bachillerato fue donde la leí por primera vez hace ya treinta y un años, y desde entonces no la olvido del tristemente célebre Epifanio Mejía. Grato recuerdo de mi adolescencia en mi natal Rep. Dominicana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POEMAS DE JORGE ISAACS.

Las hadas Soñé vagar por bosques de palmeras
cuyos blondos plumajes, al hundir
su disco el Sol en las lejanas sierras,
cruzaban resplandores de rubí.
Del terso lago se tiñó de rosa
la superficie límpida y azul,
y a sus orillas garzas y palomas
posábanse en los sauces y bambús.
Muda la tarde ante la noche muda
las gasas de su manto recogió;
del indo mar dormido en las espumas
la luna hallóla y a sus pies el sol.
Ven conmigo a vagar bajo las selvas
donde las Hadas templan mi laúd;
ellas me han dicho que conmigo sueñas,
que me harán inmortal si me amas tú.

Después de la victoria I
Con albas ropas, lívida, impalpable,
en alta noche se acercó a mi lecho:
estremecido, la esperé en los brazos;
inmóvil, sorda, me miró en silencio.
Hirióme su mirada negra y fría...
sentí en la frente como helado aliento;
y las manos de mármol en mis sienes,
a los míos juntó sus labios yertos.
II
La hoguera del vivac agonizante:
olor de sangre... Fatigados duermen:
infla las lonas de la tienda el viento:
de centinelas, voces a los le…

POEMAS DE LUIS CARLOS LÓPEZ.

DE TIERRA CALIENTE. Flota en el horizonte opaco dejo crepuscular. La noche se avecina bostezando. Y el amor, bilioso y viejo, duerme como un sueño de morfina.
Todo está en laxitud bajo el reflejo de la tarde invernal, la campesina tarde de la cigarra, del cangrejo y de la fuga de la golondrina...
Cabecean las aspas del molino como con neurastenia. En el camino, tirando el carretón de la alquería.
Marchan dos bueyes con un ritmo amargo llevando en su mirar, mimoso y largo, la dejadez de la melancolía...
CROMO. En el recogimiento campesino, que viola el sollozar de las campanas, giran, como sin ganas, las enormes antenas de un molino.
Amanecer. -Por el confín cetrino atisba el sol de invierno. Se oye u ritmo que semeja peinar ternuras canas, y se escucha el dialecto de las ranas...
La campiña, de un pálido aceituna, tiene hipocondría, una dulce hipocondría que parece mía.
Y el viejo Osiris sobre el lienzo plomo saca el paisaje lentamente, como quien va sacando una calcomanía...
A BASILIO. Tu organillo triste, tu orga…