Ir al contenido principal

POEMAS DE PAUL LAURENCE DUNBAR.

1872–1906
Paul Laurence Dunbar es ampliamente reconocido como el primer poeta negro importante de la literatura americana. Él disfrutó de su mayor popularidad en el siglo XX, tras la publicación del verso dialéctico en colecciones tales como Mayores y Menores y la Letra de La Vida Humilde. Pero los poemas dialécticos constituyen sólo una pequeña parte del canon de Dunbar, que está repleta de novelas, cuentos, ensayos, y muchos poemas en el estándar Inglés.
En "El Roble y La Hiedra" Dunbar incluyó sus primeras poesías en dialecto y muchas obras en Inglés estándar. Entre estos últimos está uno de sus poemas más populares, "Sympathy", en el que expresa, en tono sombrío, la situación triste de los negros en la sociedad estadounidense. En otro poema en Inglés estándar, "Oda a Etiopía", que registra los muchos logros de los afronorteamericanos, y exhorta a sus compañeros negros a mantener su orgullo a pesar de la discriminación racial. La popularidad de estos y otros poemas inspiraron a Dunbar para dedicarse más plenamente a la escritura.
LÁSTIMA.
(Sympathy.)
Yo sé lo que siente el pájaro enjaulado, ¡ay!
Cuando el sol brilla en las laderas de la montaña;
Cuando el viento sopla suave a través de la hierba germinada,
Y el río fluye como una corriente de cristal;
Cuando el primer pájaro canta y los primeros brotes abren,
Y el suave perfume de su cáliz robado-
¡Sé lo que el pájaro enjaulado siente!
Yo sé por qué el pájaro enjaulado bate sus alas
Hasta su sangre es roja en las barras crueles;
Porque es necesario volar de regreso a su percha y aferrarse
Cuando él de buena gana estaría en la rama como un columpio;
Y un dolor aún palpita en las viejas, viejas cicatrices
Y que laten de nuevo con un aguijón más agudo-
¡Sé por qué bate su ala!
Sé por qué canta el pájaro enjaulado, ay de mí,
Cuando su ala está herida y siente dolor de pecho, -
Cuando golpea sus barras él desea ser libre;
No se trata de un villancico de alegría o regocijo,
Sin embargo, una oración que él envía desde el núcleo profundo de su [corazón,
Sin embargo, un motivo, que alza al cielo, que lanza-
¡Sé por qué canta el pájaro enjaulado!

Este poema de Dunbar, inspiro sin duda, el poema respuesta, I Know Why The Caged Bird Sings, (Sé por qué canta el pájaro enjaulado) de Maya Angelou, que esta ya incluido en este mismo blog.
LA DEUDA.
(The debt.)
Esta es la deuda que pago
Sólo por un día desenfrenado,
Años de pesar y dolor,
El dolor sin alivio.
La pagare, lo haré hasta el final -
Hasta la tumba, mi amigo,
Me da una liberación verdadera -
Me da el broche de la paz.
Poca era la cosa que he comprado,
Pensé, que la deuda era pequeña,
Pobre era el préstamo, a lo mejor -
¡Dios! ¡pero el interés!

NOS PONEMOS LA LA MASCARA.

(We Wear the Mask)

Usamos la máscara que sonríe y miente,
Oculta las mejillas y las sombras de nuestros ojos, -
Esta deuda que pagamos a la astucia humana;
Con el corazón desgarrado y sangrando, sonreímos,
Y la boca con matices innumerables.
¿Por qué el mundo es demasiado sabio,
Al contar todas nuestras lágrimas y suspiros?
No, sólo nos dejó ver, mientras que
Nos ponemos la máscara.
Nos sonreímos, pero, ¡Oh, gran Cristo!, nuestro clamor
A ti surge de las almas torturadas.
Cantamos, pero oh la arcilla es vil
Bajo nuestros pies, y larga es la milla;
Pero deja que el mundo de los sueños de otro modo,
¡Nos ponga la máscara!

PAUL LAURENCE DUNBAR.

Comentarios

Entradas populares de este blog

POEMAS DE JORGE ISAACS.

Las hadas Soñé vagar por bosques de palmeras
cuyos blondos plumajes, al hundir
su disco el Sol en las lejanas sierras,
cruzaban resplandores de rubí.
Del terso lago se tiñó de rosa
la superficie límpida y azul,
y a sus orillas garzas y palomas
posábanse en los sauces y bambús.
Muda la tarde ante la noche muda
las gasas de su manto recogió;
del indo mar dormido en las espumas
la luna hallóla y a sus pies el sol.
Ven conmigo a vagar bajo las selvas
donde las Hadas templan mi laúd;
ellas me han dicho que conmigo sueñas,
que me harán inmortal si me amas tú.

Después de la victoria I
Con albas ropas, lívida, impalpable,
en alta noche se acercó a mi lecho:
estremecido, la esperé en los brazos;
inmóvil, sorda, me miró en silencio.
Hirióme su mirada negra y fría...
sentí en la frente como helado aliento;
y las manos de mármol en mis sienes,
a los míos juntó sus labios yertos.
II
La hoguera del vivac agonizante:
olor de sangre... Fatigados duermen:
infla las lonas de la tienda el viento:
de centinelas, voces a los le…

POEMAS DE LUIS CARLOS LÓPEZ.

DE TIERRA CALIENTE. Flota en el horizonte opaco dejo crepuscular. La noche se avecina bostezando. Y el amor, bilioso y viejo, duerme como un sueño de morfina.
Todo está en laxitud bajo el reflejo de la tarde invernal, la campesina tarde de la cigarra, del cangrejo y de la fuga de la golondrina...
Cabecean las aspas del molino como con neurastenia. En el camino, tirando el carretón de la alquería.
Marchan dos bueyes con un ritmo amargo llevando en su mirar, mimoso y largo, la dejadez de la melancolía...
CROMO. En el recogimiento campesino, que viola el sollozar de las campanas, giran, como sin ganas, las enormes antenas de un molino.
Amanecer. -Por el confín cetrino atisba el sol de invierno. Se oye u ritmo que semeja peinar ternuras canas, y se escucha el dialecto de las ranas...
La campiña, de un pálido aceituna, tiene hipocondría, una dulce hipocondría que parece mía.
Y el viejo Osiris sobre el lienzo plomo saca el paisaje lentamente, como quien va sacando una calcomanía...
A BASILIO. Tu organillo triste, tu orga…