Ir al contenido principal

POEMAS DE MIGUEL ANTONIO CARO TOVAR.


ELLA

La expresión dulce que su rostro baña,
de sus ojos la plácida centella,
revela el amor de un alma bella,
que el corazón subyuga y no le engaña.
Del Cielo, descendiendo a mi cabaña
con vaguedad de nube y luz de estrella,
ella, mis hondas soledades, ella
mis mudos pensamientos acompaña.
Como extendiendo el ala voladora,
la esperanza, en el ánimo cautiva,
huir parece, aunque el huir demora.
Amante cual mujer, cual diosa esquiva:
-así diviso a la que el pecho adora-;
-así, inmóvil a un tiempo, y fugitiva-.

La flecha de oro 
Yo busco una flecha de oro
que niño de un hada adquirí,
y, «Guarda el sagrado tesoro
-me dijo- tu suerte está ahí».

Mi padre fue un príncipe: quiere
un día nombrar sucesor,
y aquel de dos hijos prefiere
que al blanco tirare mejor.

A liza fraterna en el llano
salimos con brío y con fe:
la punta que arroja mi hermano
clavarse en el blanco se ve.

En tanto mi loca saeta
lanzada con ciega ambición,
por cima pasó de la meta
cruzando la etérea región.

En vano en el bosque vecino,
en vano la busco doquier:
tomó misterioso camino
que nunca he logrado saber.

El cielo me ha visto, horizontes
salvando con ávido afán,
y mísero a valles y a montes
pidiendo mi infiel talismán.

Y escucho una voz ¡adelante!,
que me hace incansable marchar;
repite el eco zumbante,
me sigue en la tierra y el mar.

Yo busco la flecha de oro
que niño de un hada adquirí,
y, «Guarda» el sagrado tesoro
-me dijo- tu suerte está ahí».


Patria
 
¡Patria! te adoro en mi silencio mudo,
y temo profanar tu nombre santo.
Por ti he gozado y padecido tanto
cuanto lengua mortal decir no pudo.

No te pido el amparo de tu escudo,
sino la dulce sombra de tu manto:
quiero en tu seno derramar mi llanto,
vivir, morir en ti pobre y desnudo.

Ni poder, ni esplendor, ni lozanía,
son razones de amar. Otro es el lazo
que nadie, nunca, desatar podría.
Amo yo por instinto tu regazo,
Madre eres tú de la familia mía;
¡Patria! de tus entrañas soy pedazo.


Miguel Antonio Caro Tovar .
Nació en Bogotá, República de la Nueva Granada, el 10 de noviembre de 1843, murió en Bogotá, República de Colombia, el 5 de agosto de 1909. Humanista, periodista, escritor, filólogo y político colombiano. 
 
Fuente: Antología de la Poesía Colombiana.
bandera de colombia gif animados supehw

Comentarios

Entradas populares de este blog

POEMAS DE JORGE ISAACS.

Las hadas Soñé vagar por bosques de palmeras
cuyos blondos plumajes, al hundir
su disco el Sol en las lejanas sierras,
cruzaban resplandores de rubí.
Del terso lago se tiñó de rosa
la superficie límpida y azul,
y a sus orillas garzas y palomas
posábanse en los sauces y bambús.
Muda la tarde ante la noche muda
las gasas de su manto recogió;
del indo mar dormido en las espumas
la luna hallóla y a sus pies el sol.
Ven conmigo a vagar bajo las selvas
donde las Hadas templan mi laúd;
ellas me han dicho que conmigo sueñas,
que me harán inmortal si me amas tú.

Después de la victoria I
Con albas ropas, lívida, impalpable,
en alta noche se acercó a mi lecho:
estremecido, la esperé en los brazos;
inmóvil, sorda, me miró en silencio.
Hirióme su mirada negra y fría...
sentí en la frente como helado aliento;
y las manos de mármol en mis sienes,
a los míos juntó sus labios yertos.
II
La hoguera del vivac agonizante:
olor de sangre... Fatigados duermen:
infla las lonas de la tienda el viento:
de centinelas, voces a los le…

POEMAS DE LUIS CARLOS LÓPEZ.

DE TIERRA CALIENTE. Flota en el horizonte opaco dejo crepuscular. La noche se avecina bostezando. Y el amor, bilioso y viejo, duerme como un sueño de morfina.
Todo está en laxitud bajo el reflejo de la tarde invernal, la campesina tarde de la cigarra, del cangrejo y de la fuga de la golondrina...
Cabecean las aspas del molino como con neurastenia. En el camino, tirando el carretón de la alquería.
Marchan dos bueyes con un ritmo amargo llevando en su mirar, mimoso y largo, la dejadez de la melancolía...
CROMO. En el recogimiento campesino, que viola el sollozar de las campanas, giran, como sin ganas, las enormes antenas de un molino.
Amanecer. -Por el confín cetrino atisba el sol de invierno. Se oye u ritmo que semeja peinar ternuras canas, y se escucha el dialecto de las ranas...
La campiña, de un pálido aceituna, tiene hipocondría, una dulce hipocondría que parece mía.
Y el viejo Osiris sobre el lienzo plomo saca el paisaje lentamente, como quien va sacando una calcomanía...
A BASILIO. Tu organillo triste, tu orga…